Comunicado: Movilizaciones estudiantiles del inicio de curso 2016-17 en Soria


| 24 de enero de 2017 -
Anticapitalistas Soria |


OTOÑO EDUCATIVO. Debilidad y oportunidades perdidas:

A principios del presente curso el movimiento estudiantil de Soria, al igual que el de la mayoría del estado, se encontraba en clara crisis: varios años de reflujo, añadidos a diferencias internas durante el anterior curso dentro de AESO (Asamblea de Estudiantes de Soria, la única organización estudiantil con capacidad y vocación de generar tejido asociativo desde abajo) habían dejado al colectivo muy debilitado, estando compuesto únicamente por un pequeño pero dinámico sector radicalizado del estudiantado universitario, el cual se encontraba con enormes dificultades para llegar más allá de su entorno directo, especialmente fuera de la universidad. Dadas estas circunstancias, el curso parecía estar condenado a ser otro más marcado por un carácter defensivo y, en el caso de AESO, con un discurso basado en la resistencia, en lo identitario,(en el sentido de hacer de la necesidad de mantener un espacio de lucha estudiantil su bandera) y en las cuestiones macro (3+2,LOMCE, etc) que pese a ser de vital importancia despiertan poco interés en el estudiantado, careciendo pues, de un discurso de lo contidiano. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, hemos venido viviendo un proceso de reorganización e impulso de las fuerzas del movimiento educativo.

Desde la primera semana del curso hubo indicios de que las posibilidades de movilización iban a ser mayores. Las estudiantes de Magisterio Infantil llevaron a cabo dos jornadas de huelga consecutiva, denunciando la falta de profesores provocada por la precarización acelerada que sufre el campus Duques de Soria, ya que a los recortes en la educación se le suma su posición periférica en el mapa de las universidades públicas de Castilla y León. Esta situación se repitió semanas después por los alumnos y alumnas de Fisioterapia, quienes hasta más de un mes más tarde del inicio del curso no tuvieron profesorado suficiente para impartir todas las materias de las que habían de examinarse.

Durante estas jornadas de lucha, pese a la implicación de AESO, buscada además desde el propio alumnado en lucha, esta fue incapaz de mostrarse atractiva. Esto se produjo, por un lado, por el discurso basado en lo identitario, que no aborda las cuestiones cotidianas del estudiantado, que dificultaba hacer ver que la falta de profesores eran una consecuencia de un sistema capitalista que necesita acabar con la educación pública- tanto para apropiarse de un suculento nicho de negocio, como para moldear a su gusto a trabajadores y trabajadoras precarias, individualizadas y, ante todo, débiles-; y, por otro lado, debido las sucesivas derrotas del movimiento estudiantil, los ritmos imposibles de Bolonia, y la incertidumbre sobre el 3+2 ha producido el desarraigo y desinterés del estudiantado universitario sobre el movimiento estudiantil y sobre la política. 26O: Una sorpresa y otra oportunidad perdida La huelga estudiantil del 26 de Octubre, convocada por SE (Sindicato de Estudiantes) y secundada por la práctica totalidad del movimiento estudiantil, estuvo marcada por la desorganización, ya que fue preparada por separado desde dos organizaciones, AESO y la Asamblea de Artes, que no se pusieron en contacto hasta el último día ya que la segunda se organizó de propio para esa huelga.

Así, la jornada de huelga transcurrió entre la confusión y la improvisación provocada por el desborde de todas las previsiones.

AESO se colocó a la cabeza de las movilizaciones de aquel día, marcadas por la alta participación de estudiantes de Enseñanzas Medias azuzados por las reválidas, pero también por un prácticamente nulo seguimiento por el de universidad. Pese (o por este motivo) a esta alta participación de un segmento del estudiantado a que hasta ahora no habían sido capaces de llegar fue incapaz de canalizar aquella participación y de conectar con los y las estudiantes de Enseñanzas Medias.

Aún con todo esta huelga produjo la reorganización de la PEPLG (Plataforma por la Educación Pública, Laica y Gratuita) que buscó dar apoyo a las movilizaciones y continuar la lucha por la Educación de manera unificada. Esta plataforma agrupa a secciones sindicales del profesorado, partidos políticos, asociaciones de padres y madres y alumnos. Pese a que todavía está dando sus primeros pasos y a que-de momento- sólo llega a los sectores ya organizados, presenta muchas oportunidades para avanzar hacia la confluencia de todos los actores del movimiento educativo y para coordinar de manera unificada los diferentes conflictos que sufren estos.

Más desorganización, pero con avances inesperados La huelga del 24 de Noviembre estuvo marcada, una vez más, por la desorganización del movimiento estudiantil provocada tanto por la precipitación de esta huelga (lanzada de manera oportunista por el SE con unos plazos imposibles- si lo que se busca es ir más allá de la pancarta y generar conciencia-), como por la sobrecarga de trabajo de AESO (quien también organizó y participó en las acciones feministas del 25N). Además no tuvo un seguimiento masivo, solamente-y de nuevo- en Enseñanzas Medias, y la manifestación de aquel día sólo salvo el expediente gracias a la activa implicación de la PEPLG.

Sin embargo, además de lograr avanzar en la organización de la PEPLG, miembros de la antigua Asamblea de Artes y alumnos y alumnas de Enseñanzas Medias de manifestaron su intención de unirse a AESO formando una Asamblea de Medias dentro de la propia AESO. Desde entonces se han venido reuniendo y ampliando, formalizándose definitivamente el 15 de Diciembre. Nuevas amenazas, nuevas oportunidades De esta manera, la comunidad educativa soriana se enfrenta en este nuevo año con varios retos:

1-Ser capaces de afianzar la unión ente padres y madres, el profesorado y el estudiantado, tratando de extender esa unión a sectores no organizados previamente. Para ello el trabajo en la huelga del 9M es fundamenta.

2- Seguir extendiendo el movimiento estudiantil, que, sin dejar de lado las grandes amenazas a la educación de hoy en día, sea capaz de afrontar también los conflictos cotidianos capaces de movilizar rápidamente a un gran número de estudiantes y conformando un verdadero contrapoder capaz de mejorar de manera palpable la realidad del conjunto del estudiantado soriano.

3-En una provincia como Soria donde los institutos rurales están siendo cada vez más atacados (muchos están desapareciendo o sustituyendo asignaturas presenciales por asignaturas a distancia) el movimiento educativo debe extenderse para defender los precarios y atacados servicios de enseñanza rurales.

Los comentarios están cerrados.